1- UNA TRIBU ELEGIDA:LEVÍ
 
 
  2- LAS SANTAS CARGAS
 
 
 3- EL ÚLTIMO LEVITA
 
 
  
                                                                                                                                                  
UNA TRIBU ELEGIDA : LA TRIBU DE LEVÍ                                                                                                                                                                                
¿Te acuerdas algo sobre la tribu de Leví ?  Repasemos su historia. 
Ellos eran la tribu sacerdotal, elegidos por Dios para servir y ministrar a los sacerdotes en el servicio 
que ellos 
realizaban para el pueblo de Israel. 
Eran, además, los encargados de armar,  desarmar y trasladar los elementos que componían 
el Tabernáculo, 
( ese templo portátil desde donde los israelitas podían comunicarse con Dios), y así lo hicieron 
durante todo el tiempo 
que duró la travesía en el desierto. 
 
Era una tarea muy importante, sin lugar a dudas, y que los privilegiaba sobre las otras tribus  
Pero hay algo mucho más importante. Dentro de las doce tribus, ellos son elegidos por Dios 
como Su propiedad privada. 
Así lo manifiesta El en el libro de Números cap. 3:6 al 12 y lo repite en el cap.8: 8 al 26: 
.”SERÁN PUES, MÍOS LOS LEVITAS”. 
 
Sin duda que esto es una honra para esa tribu que era considerada por Jehová como Su pertenencia. 
Sin embargo, en contrapartida a tamaña distinción, Dios les hace una observación muy singular: 
Ellos no tendrán heredad 
entre sus hermanos cuando la tierra prometida sea repartida. Porque, dice Jehová Dios 
: “YO SERÉ SU PARTE Y 
SU HEREDAD“. Números 18:20. 
 
¿Cómo habrán recibido ellos esta noticia? ¿Con alegría o con enojo? 
¿Cómo se la habrán comunicado a sus familiares, esposa, hijos… ¿Lo habrán comprendido ellos? 
Porque no sólo implicaba que se quedaban fuera en el reparto de las tierras. Tampoco comerciarían, 
ni realizarían alguna otra ocupación que les permitiera hacerse de un mejor pasar, enriqueciéndose y 
agrandando su patrimonio, como luego lo fueron haciendo las otras tribus, ya que sus entradas 
dependían del diezmo que ofrendaban sus hermanos. 
 
¿Qué te parece? Los levitas, ¿eran más pobres ó más ricos que los demás?  
¿Podemos identificarnos con ellos ? . 
Dijo Jesús en Juan 15:16: No me elegisteis vosotros a Mí, 
sino que Yo os elegí a vosotros”. 
Y luego, en el vers.19No sois del mundo, antes Yo os elegí del mundo”, y lo confirma Pedro 
en su 1º epístola, cap.2,vers.9:Porque sois linaje escogido, nación santa, pueblo adquirido por Dios”. 
 
¿Nos reconocemos entonces como el pueblo elegido de Dios?  
Sí, aunque sabemos que esta elección trae también aparejada una pérdida de bienes terrenales.  
Dice el apóstol Pablo  en Filipenses cap. 3: 20 que Nuestra ciudadanía está en los cielos
así mismo allí se encuentra nuestra herencia"; 
1º Pedro 1:4: Por lo tanto somos "extranjeros y peregrinos 
en este mundo" ; 
1º Pedro 2:11: nos espera "una ciudad no hecha de manos, eterna en los cielos “. 
 
Esto es en cuanto a nuestra heredad.  En cuanto a nuestros negocios, Pablo nos relata 
su experiencia personal: 
“Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia”.Fil.1:20 
y: “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor a Cristo, 
y ciertamente aún estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento 
de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, 
para ganar a Cristo”. 
 
¿Nos damos cuenta del privilegio de esta elección? O, como tal vez lo sintieron algunos levitas, 
nos sentimos pobres o despojados? 
¿ Buscamos las ganancias terrenales o nos interesamos en los negocios del Padre, como lo hizo 
nuestro Señor? 
 
Que podamos decir junto con el salmista:” Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa, 
las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos y ES HERMOSA LA HEREDAD QUE ME HA TOCADO.”  
 
 
   
 
                                                                                      home    book 
 
 
 
 
una tribu elegida:LAS SANTAS CARGAS
Dentro de la tribu de Levì, nos encontramos con los coatitas. 
Ellos eran descendientes de uno de los tres hijos de Leví: Coat,y junto con los descendientes de sus dos hermanos, Gersón y Merari fueron los encargados exclusivos de transportar el Tabernáculo y sus elementos durante los años de peregrinaciòn del pueblo de Israel. Así, pues, lo hicieron durante los 40 años que anduvieron por el desierto. 
 
En Números cap.7, vers.1 al 9,se hace una referencia muy interesante sobre ellos. 
Cuando el pueblo se está ordenando para salir del monte Sinaí hacia Canaán, los príncipes de cada tribu ofrendan a los levitas que transportaban el Tabernáculo,seis carros con doce bueyes para justamente ayudarlos en ese ministerio. 
Al hacer el reparto de esos carros, Moisés les entrega dos a los hijos de Gersón , y cuatro a los hijos de Merari, pero, dice la Escritura,” a los hijos de Coat no les dió, porque llevan sobre sus hombros las cosas santas del ministerio”, vers.7 
 
¿Qué era lo que sucedía? Mientras los otros llevaban las partes, digamos, más burdas del Tabernáculo, (las tablas, varas, columnas, barras, etc).,ellos eran los encargados de llevar sobre sus hombros lo que constituía el Lugar Santísimo, a saber: el arca del Pacto, la mesa, el candelero, los altares, los utensilios de oro del servicio y el velo.(vers.31 ).  
 
Otra situación bastante conflictiva, por cierto. No sólo no tenían derecho a heredades en la tierra, ni a realizar negocios, sino que ahora se los privaba de un elemento útil para el transporte como lo eran los carros con bueyes que recibieron los demás. 
Pensamos nuevamente: ¿cómo se sentirían? ¿ más pobres? ¿ inferiores ? 
Se sentirían defraudados o disminuídos al compararse con los otros? 
 
Queridas hermanas: aquí hay un mensaje para nosotros. Hay cargas que nunca podrán bajar de nuestros hombros. 
¿Sobre quién vas a delegar la responsabilidad del cuidado espiritual de tus hijos? Ni aún una maestra de escuela dominical puede ocupar el lugar de privilegio que Dios te ha dado para que seas su primera y principal enseñadora, no sólo con palabras sino con el ejemplo de conducta y fe de cada día. 
 
Queridas abuelas:¿ Quién podrá hacerse cargo de las preocupaciones, primero por sus hijos y ahora por esos nietitos que van creciendo, que a veces se alejan por caminos no tan buenos y por los cuales luchan en oración de día y de noche?  
 
Queridos líderes de nuestras iglesias:¿sobre quién podrán dejar con tranquilidad las cargas de sus ministerios, la preocupación del día que no pueden ir a cumplirlo y que muchas veces los acompaña aún en sus momentos de descanso:¿se habrá hecho cargo alguien de mi lugar? ¿ lo habrá cubierto bien, con sabiduría? 
 
Queridos pastores de nuestras congregaciones: No habrá carros con bueyes para descargar las responsabilidades que pesan sobre sus hombros. 
No habrá carros con bueyes que puedan llevar el peso de los problemas, la angustia de conducir un rebaño a veces indócil, quejoso, egoísta…que mira sus propias necesidades y piensa que sus pastores son seres sobrehumanos que no tienen ninguna. 
 
¿Será ese, tal vez, el motivo que preocupó al Señor cuando dijo :”venid a Mí todos los que están trabajados y cargados que YO LOS HARÉ DESCANSAR." 
** 
¿Será este, tal vez el “ cada vez más excelente y eterno peso de gloria “ que produce “esta leve tribulación momentánea?” 
 
¿Te das cuenta de que no somos menos que los demás, sino privilegiados? Sabes que hay cargas que el Señor nunca va a quitar de tus hombros porque son tan delicadas, tan importantes que solo vos podes llevarlas, y es por eso que El te las ha confiado. 
 
Míralas como un privilegio, porque estás llevando sobre tus espaldas, “LAS SANTAS CARGAS DE TU DIOS “ 
 
 
 
                                                                                        home       book 
 
UNA TRIBU ELEGIDA: EL ÚLTIMO LEVITA
 
¿Sabes cual es la última mención que se encuentra en la Biblia sobre un levita, llamándolo así de acuerdo a su linaje? 
Está en el Nuevo testamento, en los albores del cristianismo, y la cita corresponde al cap. 4:  vs. 36 y 37 del libro de Los Hechos de los Apóstoles. Allí nos dice: “ y José, que por los apóstoles fue apellidado Bernabé,( que traducido quiere decir hijo de consolación), levita, natural de Chipre, teniendo una heredad, la vendió y trajo el dinero a los pies de los apóstoles.” 
 
De allí en adelante comienza el relato de su ministerio, que se inicia en el cap.9: 27 con un acto de valentía: el de presentar al tan temido Saulo de Tarso, recién convertido, a los Apóstoles, para que ellos conocieran y evaluaran  la transformación de éste en Pablo. 
Y allí también, nace entre el nuevo converso y Bernabé , un fuerte vínculo espiritual que hace que Pablo lo elija como compañero de ruta en su primer viaje misionero. 
Así, Bernabé comparte con el apóstol de los gentiles las mismas penurias y contratiempos que le van sucediendo en su transcurso, (Hechos caps.13 al 15.), corriendo peligros de prisión en algunos momentos, y en otros considerados dioses por el gentío que los escuchaba y veía hacer milagros. 
 
¿Tendrá relación esta vida de renuncia a bienes materiales y lazos familiares, con ese primer acto de entrega de esa heredad, que tal vez, como levita, Bernabé había recibido de sus antecesores? 
¿Habrá sido ese pequeño primer paso, el inicio de esa carrera progresiva de servicio en la que fue, como los levitas de antaño, entregando todo lo que poseía para llegar a ser el mismo" POSESIÓN DE DIOS?" 
¿Recordó Bernabé cuando entregó su herencia, que Jehová les había dicho:”YO SERÉ SU HEREDAD”? 
 
Es muy probable que sí, que ese mandato divino cumplido a lo largo de muchas generaciones, pesara en su conciencia y en su ánimo con tal fuerza que lo llevó a poner todo lo que poseía a los pies del Señor. 
 
¿ QUE HARÉ YO? “LINAJE ESCOGIDO, REAL SACERDOCIO, NACIÓN SANTA” Con que porción de mi vida me quedaré para disfrute propio? 
¿Mentiré mi precio, al igual que Ananías y Zafira? 
O, como Bernabé lo hizo, comenzaré hoy con un primer paso de entrega, de fe, y dejaré en las manos de mi Señor la dirección de mi vida , con todo lo que ello implica. 
 
QUE ESTA AFIRMACIÓN DE DIOS PUEDA CUMPLIRSE HOY EN MI VIDA: “LOS LEVITAS, MÍOS SON.”
                                                                                                                                            
 
                                     HOME
       BOOK